ROPA BLANCA

Son muchos los consejos que podemos escuchar acerca de cómo mantener nuestra ropa blanca y evitar que se torne amarilla. Desde usar vinagre hasta bicarbonato de sodio, pasando por todo tipo de tratamientos y recetas caseras. Pero..

¿Por qué las prendas blancas pierden tan rápido su color? ¿Que es lo que las hace tan susceptibles a que se pongan amarillas? 

Es importante saber que las prendas blancas adquieren su color gracias al proceso de teñido, como se hace con cualquier otro  color. Con el paso del tiempo y repetidos usos, la ropa blanca (que suele ser usada muchísimas más veces que el resto de las prendas debido a su versatilidad) va perdiendo su teñido y las diferentes fibras se tornan amarillas o grisáceas.

Además las zonas más susceptibles a ensuciarse como los cuellos y las axilas, quedan más expuestas, es decir, con el contraste del resto de la prenda, se notan más.

Son muchos los factores tanto químicos como físicos que pueden alterar el color de las prendas en general. El tema con la ropa blanca es que se nota más y más aún si la decoloración de las prendas es despareja o en el contraste con otras prendas blancas.

 

Cómo lavar tus prendas blancas

♥ Usa agua fría ¡SIEMPRE!

♥  Clasifica la ropa. Lava tus prendas de color blanco junto con otras prendas de colores claros!

Si tenes una prenda muy manchada tratá de lavarla separada de otras pendas para evitar que el resto adquieran una coloración.

♥ Nunca está de más aclarar que no debes mezclar prendas de diferentes texturas ya que las más livianas pueden desgastarse por el roce. Por ejemplo tratá de evitar lavar una remera junto a un jean por más que ambas sean del mismo color.

Usa siempre el ciclo de lavado liviano. Las prendas de color blanco son las que más rápido pierden su color, y desafortunadamente las que más se ensucian, por ende las que más lavamos. El roce y los tratamiento de lavado sucesivos repercuten en nuestra ropa. Por lo tanto tratá que el lavado sea lo más gentil posible. No uses ciclos de lavados eternos ni centrifugados fuertes.

Lava a mano la ropa blanca muy delicada. Diluí en una palangana un poco de jabón para ropa blanca y sumergí tu prenda con delicadeza. Para mantener tus blancos más brillantes podes agregar media taza de vinagre blanco.

♥ ¡No utilices detergente de más! CLAVE.  Podríamos pensar que cuanto más detergente usemos más limpia quedará la ropa blanca, pero es al contrario. El exceso de detergente hace que las prendas salgan más sucias.

Una de las razones para que suceda esto es que las prendas no lleguen a enjuagarse bien. Al secar las prendas con calor, el excedente de producto puede quemarse y tornar las prendas amarillas o grises.

(Entonces: mínima cantidad de detergente, enjuagar muy bien las prendas, no secar con calor).

♥ Secá tus prendas blancas al sol. Los rayos UV ayudan a mantener las prendas de color blanco. Si no tenes un espacio afuera basta con dejarlas cerca de una ventana luminosa.

♥ Lavá la ropa blanca con la mayor frecuencia posible. Muchas veces, aunque no la notemos sucia, quedan manchadas de químicos y productos (por ejemplo antitrasnpirantes). Son estos químicos que con el tiempo se envejecen y cambian la prenda de color.

♥Si va a guardar ropa blanca una o más temporadas, es importante que las limpies antes de guardar asegurándote que estén bien enjuagadas. Con el paso del tiempo, los químicos en tu ropa pueden envejecer y cambiar de tono. También es importante que las guardes en contenedores herméticos para evitar la humedad y cambios abruptos de temperaturas.

cómo cuidarla

Puede que muchas de estos tips ya los conozcas pero nunca está de más recordarlos.

 Las prendas blancas son las más versátiles y las que generalmente solemos tener en mayor cantidad, ¡pero esto no quiere decir que las tengamos que usar todo el tiempo!

♥ Por eso te aconsejamos guardar esas prendas blancas para situaciones o momentos concretos. Evitá usarlas a la intemperie o en días lluviosos y de mucho viento.

♥Evita ponerte perfumes y desodorantes con tu rompa blanca puesta. Estos químicos son los que más manchan, Puede que en el momento no te des cuenta pero con el tiempo las prendas van tornándose amarillentas.

 ♥ El roce es el peor enemigo de la ropa blanca. Si sabes que no la vas a lucir, evitá usarla debajo de otras prendas siempre que puedas.

Son muchos los consejos que podemos escuchar acerca de cómo mantener nuestra ropa blanca y evitar que se torne amarilla. Desde usar vinagre hasta bicarbonato de sodio, pasando por todo tipo de tratamientos y recetas caseras. Pero..

¿Por qué las prendas blancas pierden tan rápido su color? ¿Que es lo que las hace tan susceptibles a que se pongan amarillas? 

Es importante saber que las prendas blancas adquieren su color gracias al proceso de teñido, como se hace con cualquier otro  color. Con el paso del tiempo y repetidos usos, la ropa blanca (que suele ser usada muchísimas más veces que el resto de las prendas debido a su versatilidad) va perdiendo su teñido y las diferentes fibras se tornan amarillas o grisáceas.

Además las zonas más susceptibles a ensuciarse como los cuellos y las axilas, quedan más expuestas, es decir, con el contraste del resto de la prenda, se notan más.

Son muchos los factores tanto químicos como físicos que pueden alterar el color de las prendas en general. El tema con la ropa blanca es que se nota más y más aún si la decoloración de las prendas es despareja o en el contraste con otras prendas blancas.

Cómo lavar tus prendas blancas

♥ Usa agua fría ¡SIEMPRE!

♥  Clasifica la ropa. Lava tus prendas de color blanco junto con otras prendas de colores claros!

Si tenes una prenda muy manchada tratá de lavarla separada de otras pendas para evitar que el resto adquieran una coloración.

♥ Nunca está de más aclarar que no debes mezclar prendas de diferentes texturas ya que las más livianas pueden desgastarse por el roce. Por ejemplo tratá de evitar lavar una remera junto a un jean por más que ambas sean del mismo color.

Usa siempre el ciclo de lavado liviano. Las prendas de color blanco son las que más rápido pierden su color, y desafortunadamente las que más se ensucian, por ende las que más lavamos. El roce y los tratamiento de lavado sucesivos repercuten en nuestra ropa. Por lo tanto tratá que el lavado sea lo más gentil posible. No uses ciclos de lavados eternos ni centrifugados fuertes.

Lava a mano la ropa blanca muy delicada. Diluí en una palangana un poco de jabón para ropa blanca y sumergí tu prenda con delicadeza. Para mantener tus blancos más brillantes podes agregar media taza de vinagre blanco.

♥ ¡No utilices detergente de más! CLAVE.  Podríamos pensar que cuanto más detergente usemos más limpia quedará la ropa blanca, pero es al contrario. El exceso de detergente hace que las prendas salgan más sucias.

Una de las razones para que suceda esto es que las prendas no lleguen a enjuagarse bien. Al secar las prendas con calor, el excedente de producto puede quemarse y tornar las prendas amarillas o grises.

(Entonces: mínima cantidad de detergente, enjuagar muy bien las prendas, no secar con calor).

♥ Secá tus prendas blancas al sol. Los rayos UV ayudan a mantener las prendas de color blanco. Si no tenes un espacio afuera basta con dejarlas cerca de una ventana luminosa.

♥ Lavá la ropa blanca con la mayor frecuencia posible. Muchas veces, aunque no la notemos sucia, quedan manchadas de químicos y productos (por ejemplo antitrasnpirantes). Son estos químicos que con el tiempo se envejecen y cambian la prenda de color.

♥Si va a guardar ropa blanca una o más temporadas, es importante que las limpies antes de guardar asegurándote que estén bien enjuagadas. Con el paso del tiempo, los químicos en tu ropa pueden envejecer y cambiar de tono. También es importante que las guardes en contenedores herméticos para evitar la humedad y cambios abruptos de temperaturas.

CONSEJOS

Puede que muchas de estos tips ya los conozcas pero nunca está de más recordarlos.

 Las prendas blancas son las más versátiles y las que generalmente solemos tener en mayor cantidad, ¡pero esto no quiere decir que las tengamos que usar todo el tiempo!

♥ Por eso te aconsejamos guardar esas prendas blancas para situaciones o momentos concretos. Evitá usarlas a la intemperie o en días lluviosos y de mucho viento.

♥Evita ponerte perfumes y desodorantes con tu rompa blanca puesta. Estos químicos son los que más manchan, Puede que en el momento no te des cuenta pero con el tiempo las prendas van tornándose amarillentas.

 ♥ El roce es el peor enemigo de la ropa blanca. Si sabes que no la vas a lucir, evitá usarla debajo de otras prendas siempre que puedas.

Son muchos los consejos que podemos escuchar acerca de cómo mantener nuestra ropa blanca y evitar que se torne amarilla. Desde usar vinagre hasta bicarbonato de sodio, pasando por todo tipo de tratamientos y recetas caseras. Pero..

¿Por qué las prendas blancas pierden tan rápido su color? ¿Que es lo que las hace tan susceptibles a que se pongan amarillas? 

Es importante saber que las prendas blancas adquieren su color gracias al proceso de teñido, como se hace con cualquier otro  color. Con el paso del tiempo y repetidos usos, la ropa blanca (que suele ser usada muchísimas más veces que el resto de las prendas debido a su versatilidad) va perdiendo su teñido y las diferentes fibras se tornan amarillas o grisáceas.

Además las zonas más susceptibles a ensuciarse como los cuellos y las axilas, quedan más expuestas, es decir, con el contraste del resto de la prenda, se notan más.

Son muchos los factores tanto químicos como físicos que pueden alterar el color de las prendas en general. El tema con la ropa blanca es que se nota más y más aún si la decoloración de las prendas es despareja o en el contraste con otras prendas blancas.

 

Cómo lavar tus prendas blancas

♥ Usa agua fría ¡SIEMPRE!

♥  Clasifica la ropa. Lava tus prendas de color blanco junto con otras prendas de colores claros!

Si tenes una prenda muy manchada tratá de lavarla separada de otras pendas para evitar que el resto adquieran una coloración.

♥ Nunca está de más aclarar que no debes mezclar prendas de diferentes texturas ya que las más livianas pueden desgastarse por el roce. Por ejemplo tratá de evitar lavar una remera junto a un jean por más que ambas sean del mismo color.

Usa siempre el ciclo de lavado liviano. Las prendas de color blanco son las que más rápido pierden su color, y desafortunadamente las que más se ensucian, por ende las que más lavamos. El roce y los tratamiento de lavado sucesivos repercuten en nuestra ropa. Por lo tanto tratá que el lavado sea lo más gentil posible. No uses ciclos de lavados eternos ni centrifugados fuertes.

Lava a mano la ropa blanca muy delicada. Diluí en una palangana un poco de jabón para ropa blanca y sumergí tu prenda con delicadeza. Para mantener tus blancos más brillantes podes agregar media taza de vinagre blanco.

♥ ¡No utilices detergente de más! CLAVE.  Podríamos pensar que cuanto más detergente usemos más limpia quedará la ropa blanca, pero es al contrario. El exceso de detergente hace que las prendas salgan más sucias.

Una de las razones para que suceda esto es que las prendas no lleguen a enjuagarse bien. Al secar las prendas con calor, el excedente de producto puede quemarse y tornar las prendas amarillas o grises.

(Entonces: mínima cantidad de detergente, enjuagar muy bien las prendas, no secar con calor).

♥ Secá tus prendas blancas al sol. Los rayos UV ayudan a mantener las prendas de color blanco. Si no tenes un espacio afuera basta con dejarlas cerca de una ventana luminosa.

♥ Lavá la ropa blanca con la mayor frecuencia posible. Muchas veces, aunque no la notemos sucia, quedan manchadas de químicos y productos (por ejemplo antitrasnpirantes). Son estos químicos que con el tiempo se envejecen y cambian la prenda de color.

♥Si va a guardar ropa blanca una o más temporadas, es importante que las limpies antes de guardar asegurándote que estén bien enjuagadas. Con el paso del tiempo, los químicos en tu ropa pueden envejecer y cambiar de tono. También es importante que las guardes en contenedores herméticos para evitar la humedad y cambios abruptos de temperaturas.

cómo cuidarla

Puede que muchas de estos tips ya los conozcas pero nunca está de más recordarlos.

 Las prendas blancas son las más versátiles y las que generalmente solemos tener en mayor cantidad, ¡pero esto no quiere decir que las tengamos que usar todo el tiempo!

♥ Por eso te aconsejamos guardar esas prendas blancas para situaciones o momentos concretos. Evitá usarlas a la intemperie o en días lluviosos y de mucho viento.

♥Evita ponerte perfumes y desodorantes con tu rompa blanca puesta. Estos químicos son los que más manchan, Puede que en el momento no te des cuenta pero con el tiempo las prendas van tornándose amarillentas.

 ♥ El roce es el peor enemigo de la ropa blanca. Si sabes que no la vas a lucir, evitá usarla debajo de otras prendas siempre que puedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola!

Estamos para ayudarte